F
u
n
c
i
o
n
e
s

Medea

De Eurípides | Dirigida por Trinidad González | Compañía Teatro Anónimo | Adaptación por Víctor Carrasco | Dirección audiovisual por Vicente Sabatini

  • Español

Una versión de la tragedia griega que evidencia el olvido de niños y niñas como seres sintientes.

Una puesta en escena radicalmente vacía y despojada de todo artificio, en la que la música, la actuación y las ideas juegan un papel fundamental. Así es la versión de esta tragedia griega propuesta por la compañía Teatro Anónimo, que cuenta la historia de Medea, quien mata a sus hijos en venganza por el abandono de su pareja, Jasón, poniendo como tema principal el olvido y abandono de niños y niñas como seres sintientes.

Conceptos como el “deber ser” y el sacrificio como ideales femeninos, junto con la imposición del mundo patriarcal, son otros de los tópicos que destaca este montaje. Una versión que opta por actuaciones cercanas, íntimas y naturales, más cercanas al cine y sin grandes gestos ni declamaciones, para conectar a las y los espectadores con un texto escrito hace 2.600 años, pero cuyas ideas están en plena conexión con el presente: la historia de Medea también puede pasar hoy, en el siglo XXI, aunque su actuar sea “indefendible”, como dice su directora, Trinidad González.

Ficha artística


Autor: Eurípides | Adaptación: Víctor Carrasco | Compañía: Teatro Anónimo e invitados | Dirección: Trinidad González | Dirección audiovisual: Vicente Sabatini | Asistencia de dirección: Matteo Citarella | Elenco: Nina De La Maza (Medea), Moisés Angulo (Jasón), Juan Pablo Larenas (Nodriza, Egeo), Matteo Citarella (Profesor, Mensajero), Tomás González (Teseo), Nathalia Galgani (Coro), Trinidad Piriz (Coro), Trinidad González (Corifeo) | Música original: Tomás González | Músicos: Tomás González, Matteo Citarella, Juan Pablo Larenas | Diseño escénico, de vestuario e iluminación: Nicole Needham | Asistente de iluminación, de vestuario y escenografía: Kota Sides | Producción escénica: Katy Cabezas | Dirección de fotografía: David Bravo | Coordinación técnica: Cristián Reyes | Montaje: Vicente Gana | Asistente de dirección: Josefina Troncoso | Sonido: Miguel Gálvez | Asistente de sonido: Angello Rojas | Cámaras: Eduardo Peña, Claudio Contreras, Raúl Leal | Jefe eléctrico: Willie Leiva | Asistente: Benjamín Cortés | Asistente de escena: Marco Mella | Producción técnica audiovisual: Fin Comunicaciones | Producción general: Pablo Herrera Aguirre | Producción: Álvaro González Ortiz | Coordinación técnica: Mauricio Hartard | Asistente técnico: Jorge Reyes | Cámara trailer: Hernán Pereira | Montajista trailer: Juan Pablo Cofré | Jefe técnico Teatro Lo Prado: Waldo Arévalo | Sonidista Teatro Lo Prado: Julio Quiroz | Fotógrafa: Magdalena Chacón | Dirección de producción Fundación Teatro A Mil: Evelyn Campbell Derderián | Producción Fundación Teatro A Mil: Pamela Ruiz Munizaga, Claudia Fres, Fernando Oviedo | Colabora: Centro Cultural Lo Prado.

Trinidad González Jansana

La directora

Teatro en tres dimensiones

Es una de las fundadoras de la disuelta compañía Teatro en el Blanco, donde trabajó de 2006 a 2012 como actriz en las obras Neva y Diciembre, de Guillermo Calderón, y en La reunión, donde fue dramaturga, directora y actriz. Desde 2012 escribe, dirige y actúa sus propios trabajos; Pájaro y Carnaval son algunos de los resultados de esta etapa, que ha consolidado con la fundación de la compañía Teatro Anónimo (2018). Además ha desarrollado distintos roles en cine y series de TV.

Vicente Sabatini

El director audiovisual

Un nombre clave de la TV chilena

El nombre de este director, productor, realizador y ejecutivo de la televisión chilena (1953) está inseparablemente ligado a la época de oro de las producciones dramáticas en los 80, 90 y 2000. En 1991 asume la dirección general del Área Dramática de TVN para liderar algunas de las telenovelas más exitosas en la historia de la TV, como Sucupira, Iorana, La Fiera, Pampa Ilusión y El circo de las Montini, entre otras. También ha dirigido el Festival de Viña, el del Huaso de Olmué y la Teletón.

Víctor Carrasco

El adaptador

Una fusión de lenguajes

Es actor, guionista de TV y director teatral chileno, autor de algunas de las más exitosas teleseries nacionales, como La fiera, Pampa Ilusión y El Circo de las Montini, entre otras. Estuvo a cargo del Teatro de la Palabra, sala independiente que mantuvo durante siete años. Como director teatral ha estado tras clásicos como Hedda Gabler, de Henrik Ibsen, y Las tres hermanas, de Antón Chéjov, y también ha dirigido otros premiados montajes, como la La amante fascista (2010) y Los arrepentidos (2018).

Teatro Anónimo

La compañía

Contra el mercado y el capital

Fundada en 2018, esta compañía trabaja en la creación de obras que abordan la deshumanización del sujeto contemporáneo. Sus montajes buscan, a través del humor, la música y sorpresivos cambios de ritmo, conducir al espectador a un viaje emocional que los haga “experimentar” la obra y no solo verla. Su apuesta es lograr un resultado sofisticado con muy bajo presupuesto, una postura política frente al consumismo imperante. Medea es su tercer trabajo luego de Carnaval y Espíritu.

-Por el especial tratamiento que Teatro Anónimo decidió darle al mundo infantil en su puesta en escena, en conexión con el mundo actual: los niños y niñas, que en el texto original tienen intervenciones, son reemplazados por música y, cuando los adultos deben hablarles, lo hacen a un espacio vacío. “Se hace evidente que los niños y niñas no tienen voz. A nadie le importa lo que pasan y sienten, la historia pasa por encima de ellos”, dice Trinidad González.

-Por su música, pieza clave en todos los montajes de Teatro Anónimo y que en este montaje también juega un rol fundamental. El compositor y actor Tomás González cuenta que el objetivo de las pistas musicales es conmover, darles a las actuaciones una capa de emocionalidad y llevar a las y los espectadores a un lugar físico y mental reconocible. En este caso, su idea era trasladarlos a la cultura griega sin convertir el universo sonoro en un espacio frío o antiguo. “El objetivo era provocar tensiones y expresiones que quizá la música antigua no podía lograr. Para crear la música me inspiré en un audio del primer monólogo de Medea, dicho por la nodriza, declamado en griego antiguo. Desde allí rescaté la sonoridad, el metro griego original de la obra, para hacer que estuviera presente. También hay mucha improvisación, música hecha in situ que armó un atmósfera, con saxofón, guitarras y flautas”, cuenta González. En las partes cantadas por el coro, agrega Trinidad González, hay un sonido latinoamericano muy reconocible, “como una cantata chilena. Sin decir ‘estamos en Chile’, nos acercamos a nuestra realidad”.

-Por el trabajo de la compañía para acercar un texto escrito en el siglo V a.C., pero cuyas ideas están vigentes. Medea es un clásico, pero esta puesta en escena –tanto en sus actuaciones como en sus decisiones de vestuario y ambientación– busca acercar su esencia a los espectadores. “Las ideas están dichas como si fuera hoy”, rescata Mateo Cittarella, actor, músico y asistente de dirección. En los roles protagónicos hay dos intérpretes invitados: Nina de la Maza, de la compañía La Re-Sentida, y Moisés Angulo, de Teatro La María.

Eurípides: (480 a.C. – 406 a.C.) Junto con Sófocles y Esquilo, es considerado uno de los tres grandes poetas de la Grecia Antigua. Sin embargo, a diferencia de ellos, su obra se acerca más a la realidad de los hombres y mujeres comunes y corrientes, alejándose de la concepción heroica y espiritual de las primeras tragedias. En sus textos, los personajes tienen un gran despliegue psicológico, con personajes atribulados por sentimientos oscuros y secretos de los que no se pueden librar. Dejó escritas más de 92 obras, de las cuales se han rescatado 18 textos; entre ellos, Electra, Medea, Helena, El cíclope, Orestes, Las troyanas y Las Fenicias.

Tragedia griega: Género dramático que alcanza su apogeo en el siglo V a.C. en Atenas, Grecia, y que está basado en los mitos y representaciones sagradas de esa civilización. En ellas, una o un protagonista heroico se ve enfrentado insalvablemente a un desenlace fatal. Su nombre proviene de la voz griega tragoedia, que significa “canto del macho cabrío”, en referencia al canto que los griegos entonaban en honor al dios Dionisio.

-Revisa la entrevista a Trinidad González en Teatroamil.tv donde aborda Carnaval, el aplaudido primer montaje de Teatro Anónimo

COLABORA


También te podría interesar

Fechas


15 de enero, después de los Best Sellers en TVN


×